¿Que es "espacio vital RESPIRA"?

Es un centro de Bienestar y Salud Holística, situado en la provincia de Granada, Baza, dedicado a la promoción del bienestar y la salud. Cuerpo Físico, Mental, Emocional, Energético, y Espiritual.

Te ofrecemos una amplia gama de Actividades para que encuentres la que más se adapta a tus necesidades. Nuestra intención es compartir contigo Herramientas Prácticas, que te sirvan para recuperar y mejorar tu Calidad de Vida como Ser Humano y poder vivir con más Plenitud.

Un remanso de paz creado para tí

  SESIONES INDIVIDUALES      CLASES SEMANALES      TALLERES      EVENTOS      FORMACIÓN

Que el Milagro-la Relajación habite en ti, para que puedas Meditar-Disfrutar... SER FELIZ

Por José Miguel Gisbert, Instructor de Kundalini Yoga, Relajación y Meditación.

El Sábado 27 de Septiembre en la Charla-Taller  "La Meditación y la Relajación, herramientas para ser feliz" que ofrecí en espacio vital RESPIRA me puse un reto; explicar y practicar en dos horas, dos formas de meditar. A las que me atreví a nombrar como Meditación Activa y Meditación Pasiva.

Os contaré, aunque antes me gustaría aclarar en un Kit-Kat el significado de tres de las palabras que aparecen en el nombre de la Charla: Relajación y Meditación. Felicidad

Lo primero es el Milagro (la Relajación) y cuando sucede, aparece lo segundo (la Meditación), que es la consecuencia del Milagro. Lo tercero es una actitud que solo se puede ejercer cuando ya has integrado la Relajación y la Meditación.

No se puede meditar-disfrutar, si no estás relajada/o. Meditar es disfrutar y lo hacías mucho cuando eras una niña/o. Así que ya sabías, pero te olvidaste. Ahora, si quieres, se trata de volver a recordar.

Primero la relajación, ¿por qué es el milagro? Porque la Relajación es Confianza, Seguridad, Abundancia, Prosperidad, Creatividad, Voluntad, Salud, Comunión, Intuición, Humildad, Sabiduría, Libertad, Plenitud, Felicidad o sea Amor Incondicional, la medicina que todo lo cura. Y cuando te has curado, disfrutas, o sea meditas, lo segundo. Vives feliz. ¿Cuántos conoces?... :-)

Después del Kit-Kat, bien degustado (entendido), aunque poco digerido (practicado), te seguiré contando que durante la Charla-Taller traté de transmitir el mensaje anterior poniendo en práctica las dos meditaciones (que es lo que a mí me gusta), para poder digerir.

La primera 45 min de Meditación Activa, con sonidos, movimientos intensos de liberación de tensiones, directa, dinámica e imprescindible como preparación a la segunda, necesaria para bajar de la cabeza al corazón.

La segunda, 11 minutos  de Meditación Pasiva, en silencio y sin movimiento, clásica y básica, necesaria para adquirir capacidad de dirigir tu mente, desde el corazón.

MEDITACIÓN ACTIVA. Si te apetece practicarla, aquí te dejo el enlace con las instrucciones. Se llama Mandala Meditation. ¡¡¡Que la disfrutes!!!

En esta web de Osho, maestro del siglo XX y diseñador de la meditación Mandala, podrás encontrar otras meditaciones, textos muy interesantes y muchas cosas más.

MEDITACIÓN PASIVA. Aquí te dejo también los pasos a seguir para practicarla.
1º Siéntate en una silla con la columna recta sin apoyar la espalda
2ª Siente el contacto de las plantas de los pies con el suelo, y los glúteos con el asiento
3º Empieza a observar tu respiración cada vez más lenta y más profunda
4ª Siente a través de tus cinco sentidos
5ª Mantente durante toda la meditación enfocada/o en la respiración y tus sensaciones (a través de tus cinco sentidos). Si hay algo que te despista, reconócelo, no luches contra ello, acéptalo como el despiste que te sacó de tu enfoque y vuélvete a enfocar.

Nota: Empieza la meditación Pasiva por 11 minutos y si te gusta y te vas sintiendo cada día más cómoda/o ve incrementando el tiempo hasta 31 min, ó 62 min. Tiempo máximo 2horas y media

EN LA PRÁCTICA DE CUALQUIER MEDITACIÓN:  TRES FASES DE EVOLUCIÓN
1ª Molestias, incomodidades, dificultad. (Te identificas con tus pensamientos)  
2ª Percepción a través de los sentidos, apertura de atención. Van desapareciendo las molestias y los despistes. (Te identificas con tus sensaciones)  
3ª Testigo activo, paz y tranquilidad. Plenitud y gozo. Silencio, quietud interna. Felicidad (DISFRUTAS)

Tanto en la Meditación Activa, como en la Meditación Pasiva, pasarás por las tres fases en evolución. Al principio entre la 1ª y la 2ª y cuando lleves más práctica disfrutarás más tiempo de la 3ª. 

¡¡¡ Enhorabuena a quien lo consiga!!!  :-)

PARA SER FELIZ, HAS DE PODER ESTAR RELAJADA/O CUANDO ESTAS PARADA Y EN SILENCIO CONTIGOMISMA/O Y HAS DE PODER ESTAR RELAJADA/O CUANDO ESTÁS EN MOVIMIENTO CON ACTIVIDAD FAMILIAR, LABORAL, SOCIAL, INTERACTUANDO CON OTRAS PERSONAS…

Que disfrutes del camino. Encantado de compartir mi pasión...

DESPIERTA TU CONCIENCIA Y RESUELVE TUS CONFLICTOS
José Miguel Gisbert Sapena
Instructor de Kundalini Yoga, Relajación y Meditación
Tfno:  635 57 60 04

espacio vital RESPIRA. Baza
c/Sierra Morena, 32

Lo que tus pies cuentan

Por Begonia Alarcón.

¿Que es la Reflexología Podal?
Es una técnica terapéutica basada en la estimulación de puntos reflejos sobre los pies, estos puntos se denominan zonas de reflejo. Supone la aplicación de un masaje manual que ejerce presión en áreas reflejas de los pies para producir efectos específicos en otras partes del cuerpo.
Imagina por un momento que tus pies son las raíces de un árbol, si quieres que tu árbol sea hermoso, sano y de sus frutos, lo cuidas desde su raíz; pues lo mismo ocurrirá con tu cuerpo si lo mimas y le das lo que se merece desde su base, los pies.

Y si me dejas ir más allá, también podría decirte que "si tus raíces no son fuertes, nunca podrás levantar el vuelo".

Todos los órganos y sistemas corporales tienen su zona refleja en los pies, los cuales, pueden ser tratados por medio de manipulaciones clave cuyos estímulos repercuten en el desbloqueo y buen funcionamiento del organismo.

Objetivos
Son varios los objetivos a los que se llega con esta terapia de masajes en los pies; se pueden aliviar, entre otros muchos desequilibrios, por ejemplo, dolores de cabeza y migrañas, además, mejora los procesos digestivos, actúa sobre la inducción y la calidad del sueño, disminuye el estrés y la ansiedad....       

Sensaciones
Durante una sesión de Reflexología podal se puede sentir una agradable sensación de relajación, aunque durante el masaje es posible sentir dolor en alguna zona refleja; pero éste suele desaparecer en seguida. También es posible sentir sudoración en distintas partes del cuerpo o sensación de frío.

Después de una primera sesión, el paciente podría sentir cansancio, somnolencia, aumento de la diuresis y, en ocasiones, cambios gastrointestinales; estas reacciones desaparecen pasadas 24 h. y deben ser interpretadas como positivas para el paciente.

¿Que tal un poco de historia?
Los estudiosos de la Reflexología, están de acuerdo en que, desde hace 5.000 años, y a lo largo de varios siglos, el masaje se utilizaba en Egipto y en India como ayuda en el diagnóstico y la curación de las alteraciones físicas. Además de la cultura Egipcia e India, fue en China donde se perfeccionó.

Hipócrates, que vivió en el siglo V a. C., y que se considera el padre de la medicina occidental, ya comprendía el valor del masaje y se lo enseñaba a sus discípulos.

Algo más reciente
A finales del Siglo XIX, el Doctor anglosajón H. Head y el canadiense J.N. Mackenzie, demostraron que existía una correspondencia de tipo reflejo entre la superficie cutánea del pie y el interior del organismo, utilizando esta terapia con fines terapéuticos.

A comienzos del Siglo XX, William Fitzgerald, un otorrinolaringólogo americano, estudió las investigaciones del Dr H Bressler sobre la posibilidad de intervenir en el cuerpo humano.

Estas teorías argumentaban que ciertas partes del cuerpo se corresponden con otras. El Dr. Fitzgerald ensayó su hipótesis anestesiando una zona del cuerpo humano y posteriormente, ejerció presión sobre ella; de ese modo comprobó que la anestesia se producía también en la zona refleja donde se había presionado.

Esta terapia se difundió por Estados Unidos y en 1930 una masajista, Eunice D. Ingham, lo utilizó ampliamente y lo denominó Método Ingham de masaje de los reflejos por compresión.

El Otoño y la Mujer

Por María José Mochón.  Psicóloga espiritual de mujeres

Ha llegado el otoño. No suele ser una estación demasiado amada. Las horas de luz que tanto nos agradan se igualan hoy a las horas de oscuridad y a partir de ahora la oscuridad irá ganando terreno a la luz.

En nuestra sociedad solemos tener miedo a la oscuridad, a lo desconocido. Suele ser un terreno movedizo para nosotras, no nos desenvolvemos muy bien en él. Pero yo estoy empeñada en aprender a moverme tanto en la luz como en la sombra porque ambas son parte de la vida en la tierra. Y estoy comprometida en compartirte lo que descubro porque es mi mejor manera de integrar.

Como cada estación, el otoño nos trae hermosos regalos y nos conecta con el camino de vuelta al interior de la tierra. Es hora de mirar hacia dentro, tiempo de comenzar a replegarse.


En la antigua tradición celta se celebre la fiesta de Mabón. Una fiesta donde se agradecen los frutos de la cosecha y se celebra la madurez y la dulzura de todo lo recogido, tanto fuera como dentro. El otoño conecta también con la madurez de la mujer. Una mujer que se prepara de una forma especial y determinada para recibir las nuevas semillas que más adelante se convertirán en nuevos brotes.

El año se acerca a su término y las lluvias ponen fin al verano haciendo despertar el aroma otoñal de la Madre Tierra tan especial y  que nos gusta tanto, el olor a tierra mojada.


Es el tiempo de LA MUJER TIERRA, LA MUJER TAMBOR, LA MUJER VIENTRE…

Atrás quedó la niña, la guerrera o la madre. Ahora despertamos la sabiduría de la mujer árbol que hunde sus pies raíces en la profundidad de la tierra y se desapega de todo aquello que no le hace libre y feliz. Y se queda poco a poco desnuda de sus harapos mentales, sociales y físicos… sin vergüenza, sin pudor, sin tragedia… Y su desnudez deja al descubierto las arrugas y cicatrices del camino pero también la sabiduría que otorga el recorrido realizado.
Sólo el árbol que suelta sus viejas y amarillas hojas está preparado para que broten nuevos y renovados tallos.

La energía del otoño es muy parecida a la energía que vivimos los días previos a la menstruación. Ya que nuestra energía, al igual que la de la tierra va replegándose hacia dentro durante esos días premenstruales. Puedes leer más sobre ello aquí.

Cuando una mujer descubre la conexión tan íntima que vive con la Madre Tierra y la naturaleza… cuando aprende a descubrir que los ciclos de la tierra tienen que ver con mis ciclos internos… entonces comienza un autoconocimiento íntimo tan bello que la alegría de ser mujer rezuma por cada poro de la piel y se contagia a cada paso.

Ese ha sido mi descubrimiento y eso es lo que si te interesa quiero enseñarte esta nueva temporada.

TE PROPONGO.
Te quiero explicar una cosa.
Aunque hablamos de que el otoño es época de mirar hacia dentro, de replegarse, eso no quiere decir que dejemos de hacer.
A lo que el otoño nos invita es a hacer un repaso de lo que sirve y lo que no en nuestra vida en todas sus facetas: familia, trabajo, amigos, emociones, sueños y proyectos, comida, pensamientos… El otoño nos invita a afianzarnos, a echar raíces, a quedarnos con lo esencia y seguir haciendo todo lo que tenemos que hacer desde ahí, desde ese estado donde sabemos quitarnos de todo lo superfluo para avanzar más ligeras. Hacer desde ese estado de serenidad y sabiduría.
Para conseguirlo te dejo un montón de herramientas que te van a ayudar a ser mujer árbol.

¡¡Vamos a ello!!

1. Escápate a algún bosque para dar la bienvenida a la estación.
Ponte bajo los árboles, túmbate y mira hacia arriba y siente. Hay mucha información de ti en el bosque, intenta escuchar y luego dale forma escrita a lo que hayas sentido para que tengas esa información presente durante todo el otoño.
Repite esta visita al bosque cada vez que te sientas perdida o desorientada. Cada vez que hayas perdido la serenidad… los árboles te mostrarán el camino.
Te aseguro que funciona 100%

2. Descarga las tensiones.
Es tiempo de grandes tormentas. La naturaleza no tiene ningún problema en descargar y con las lluvias limpia el ambiente bochornoso que normalmente hay a finales de verano.
También es época de grandes tensiones emocionales para nosotras. La organización familiar cambia, comienzan los coles y las nuevas actividades para los peques, horarios más rígidos idas y venidas sin parar.
Al igual que lo hace la naturaleza para nosotras es muy saludable descargar la tensión antes de de que se acumule y luego se convierta en algo desagradable para nosotras o los que nos rodean.
¿A ti qué te libera?
Aquí algunas de las cosas que a mí me sueltan las tensiones: masajes, bailar, respirar conscientemente, meditar, ir a la naturaleza, nadar….

3. Busca momentos de silencio.
Eso dará lugar a que surja el diálogo interior. De él también puedes aprender mucho sobre ti, tus necesidades, tus limitaciones.

4. Contempla el final de las cosas.
Mira las hojas caer. Mira los atardeceres del otoño. Asiste a la muerte de algo o de alguien. Repasa tu vida como si vieras una película.

5. Escribe diez cosas que te gustaría hacer antes de morir.
¿Y si te propones llevarlas a cabo?

¡¡Obligatorio verse en estos días la película Mi vida sin mí!! de Isabel Coixet.
Te dejo el tráiler para abrir boca, no te dejará indiferente:

 6. Despréndete de algo a lo que te sientas apegada.
Algo físico.
Pero también revisa hábitos y rutinas que no te llevan a donde deseas. Haz un listado serio y marca dos de ellos que desde ya vas a quitar de tu vida.

7. Píde perdón.
El otoño es una época genial para hacer un repaso de los daños que te has causado y quizás has causado a los demás. es tiempo de hacer un repaso de los rencores que llevas en la mochila… si de algo hay que desprenderse para vivir ligera y ser mujer árbol es del rencor.
Perdónate y perdona.

8. Agradece.
Agradecer es la madre del cordero. No hay más.
Agradece por los frutos recibidos en este año. Los frutos externos y los internos, los que te han permitido crecer interiormente.
Siempre es conveniente dejar por escrito. Escribe tu carta de agradecimiento.
Te aseguro que si durante este otoño llevas a cabo estas ocho cosas despertará en ti una sabiduría que nace de lo hondo, de la profundidad de la tierra.

Te agradezco que compartas y le des a me gusta para que las ciudades se llenen de mujeres árbol. El cambio está cerca. El amor es ya.

Si estás interesada en tener herramientas para vivir en armonía con los ciclos de la Madre Tierra, no esperes más.  Hay un bonito regalo de suscripción para ti.

(es gratis)