¿Porqué practicarlo?

El mundo moderno nos ha traído comodidades y tecnología, pero al mismo tiempo, ha impreso un ritmo y una exigencia tal, que la ansiedad y la insatisfacción se han generalizado. Las comunicaciones ponen a nuestro alcance todo tipo de información, pero el bombardeo de estímulos supera nuestra capacidad de asimilación. En general los pensadores están de acuerdo en que paradójicamente, poseemos más cosas que nunca pero la sensación de vacío interno, crece. En este contexto, Kundalini Yoga ofrece un viaje hacia el interior, una recuperación de los valores más profundos que están basados en la experiencia de ser, más que de hacer. Ofrece una inmensa cantidad de series de ejercicios, de modo que cada sesión es diferente, única, donde no hay cabida para el aburrimiento. Estimula la energía espiritual, pero también la terrenal, por ello aumenta la resistencia al estrés y a la capacidad de trabajo. Combina sabiamente la incidencia sobre la respiración (lo que tiene efecto de tranquilizar la mente y liberarla de la ansiedad) con un ejercicio físico y muscular a la medida de cada persona. Así, cuerpo, mente y espíritu se benefician a la vez. El uso de la voz, fundamentalmente a través del canto de mantras, nos conecta con estados de gozo profundo.